Airbnb Argentina: Afuera de las ciudades

Mientras Airbnb en las ciudades recibe la mayor atención, nuestro crecimiento fuera de ellas – incluyendo los 12 países analizados para este reporte – está ganando cada vez más impulso a la vez que trabajamos con los gobiernos locales para apoyar la revitalización rural. En América Latina, nuestro mercado de más rápido crecimiento, encontramos el caso de Argentina donde la llegada de viajeros a hospedajes rurales se ha cuadruplicado en el último año. Asimismo, vemos que los alojamientos rurales disponibles se han triplicado.

A medida que crece el interés por viajar y el turismo, con más del 10 por ciento del PBI global en 2017, Airbnb genera beneficios económicos en comunidades que no se beneficiaban en el pasado de esta actividad. Con el 97% del precio que se cobra por noche de alojamiento yendo directamente al bolsillo de nuestros anfitriones y el 42% del gasto de los huéspedes sucediendo en los barrios donde se alojan, el impacto financiero del alojamiento compartido puede ser significativo en destinos turísticos no convencionales. En todo el mundo, los anfitriones rurales de Airbnb en los 12 países analizados en este reporte han ganado mil cien millones de dólares y han recibido 9.4 millones de huéspedes en sus hogares.   

Las áreas rurales de América Latina y el Caribe se enfrentan a desafíos similares a los de los Estados Unidos, pero son exacerbados por la desconcertante economía regional. Muchos de los que viven en zonas rurales de la región dependen de actividades económicas informales. Hay falta de infraestructura y de acceso a los servicios sociales, incluida la educación y la atención de la salud. También, están desproporcionadamente afectados por los desastres naturales y el cambio climático. Otro desafío para los habitantes fuera de las amplias ciudades latinoamericanas es el gran retraso en el acceso a la tecnología, que reprime el emprendimiento rural.

Abarcando México, América del Sur, América Central y el Caribe (incluyendo Cuba), América Latina es el mercado de más rápido crecimiento de Airbnb. Nuestro crecimiento en las áreas rurales latinoamericanas sigue el ritmo de nuestro crecimiento en toda la región en su conjunto. En Brasil, por ejemplo, los ingresos de los hogares rurales se han triplicado, pasando de R $ 8,3 millones en 2015 a R $ 25,2 millones en 2016, y los visitantes en zonas rurales también se han triplicado, pasando de 27.800 en 2015 a 94.400 en 2016. Lo mismo ocurre con Argentina: los ingresos de los hogares rurales se han triplicado, de ARS $ 8,9 millones en 2015 a ARS $ 30 millones en 2016, mientras que las llegadas de huéspedes se han cuadruplicado de 5,600 en 2015 a 22,300 en 2016.

  • Crecimiento interanual en alojamientos rurales en Argentina: 220%
  • Crecimiento interanual en alojamientos rurales en Brasil: 191%
  • Crecimiento interanual en la llegada de huéspedes a alojamientos rurales en Argentina: 298%
  • Crecimiento interanual en la llegada de huéspedes a alojamientos rurales en Brasil: 240%

Ambos países ven una gran oportunidad en el turismo alternativo dentro de sus áreas más rurales, incluso para los habitantes que residen en las ciudades. En Argentina el foco está en el agroturismo, prestando más atención a los campos, estancias y fincas del país. En Brasil el interés está en la promoción de los viajes ecológicos aprovechando los asombrosos lugares de interés de la selva tropical más grande del mundo, los humedales más grandes, el espectáculo de cascadas más grande. Nos hemos asociado con el Grupo Cataratas de Brasil para facilitar y promover los viajes a los parques manejados por el Grupo, que incluye las famosas Cataratas del Iguazú. El trabajo de Airbnb con funcionarios brasileños comenzó cuando ayudamos a la nueva ciudad de Palmas y sus alrededores rurales a ampliar sus alojamientos para los primeros Juegos Indígenas Mundiales en 2015.

Brasil también es el foco de nuevas opciones de pago innovadoras desarrolladas por Airbnb que facilitan que los anfitriones rurales se beneficien del creciente interés en el turismo. Debido a que sólo un pequeño porcentaje de la población brasileña tiene tarjetas de crédito internacionalmente aceptadas, Airbnb comenzó a aceptar pagos a través de tarjetas de crédito locales (es decir, en reales brasileños), en cuotas o a través de Boleto Bancário, un formulario de pago bancario codificado que se puede pagar en bancos locales, tiendas de lotería y oficinas de correos. Reconociendo que necesitamos mantener nuestros enfoques consistentes en cómo la gente está acostumbrada a vivir y a ganar, estamos experimentando con otros sistemas de pagos que se utilizan comúnmente en los países latinoamericanos.

Airbnb tiene una oficina en Brasil y está a la espera de abrir nuevas oficinas en Argentina y México pronto, cuadruplicando efectivamente nuestro personal en la región en los próximos dos años y aumentando nuestra capacidad para ayudar a los gobiernos latinoamericanos a involucrarse en el marketing del destino y a abrir su paisaje rural a los viajeros.

Adhara Luz y Daniel, Altér do Chão, Pará, Brasil

En 2014 decidimos dejar San Pablo para cambiar de escenario y de energía y nos mudamos a Alter do Chão, en Pará. ¡Fue la mejor decisión que podríamos haber tomado! Adhara nació aquí y sus padres fundaron la ONG Saúde e Alegria. Ella terminó creciendo entre las comunidades ribereñas y la vida natural del bosque y el río Tapajós. Daniel nació en San Pablo, cerca del río Tietê, en un entorno totalmente urbano. Este contraste entre nuestras infancias extremadamente diversas siempre ha sido muy rico para nosotros.

Después de vivir juntos durante tres años en la ciudad de San Pablo, decidimos viajar durante ocho meses, viajando entre Asia y Europa. Cuando volvimos, la gran ciudad ya no tenía sentido para nosotros. Todo parecía raro y profundo, sabíamos que necesitábamos la naturaleza cerca para ser felices y plenos.

¡Y así decidimos vivir en el Amazonas! Daniel cerró su compañía de producción cinematográfica y Adhara soltó los trabajos freelance que estaba haciendo. Adhara ya trabajaba en viajes de experiencia y turismo, lo que facilitó todo durante la transición. Airbnb terminó siendo el complemento perfecto para nuestros trabajos en turismo ya que además de los itinerarios y viajes, pudimos empezar a recibir huéspedes también, ganando un ingreso extra. Nuestra casa terminó convirtiéndose en una referencia en la ciudad y ayudamos a muchos amigos que luego se unieron a la plataforma, como nosotros.

Nuestro trabajo es crear un puente seguro y hermoso entre la vida de la ciudad y la vida del bosque, concientizando a la gente acerca de lo esencial que es que la naturaleza sea equilibrada así como los seres humanos también pueden ser equilibrados. Nos gusta jugar a la inversa: ¡la ciudad es exótica, y el bosque no lo es! La humanidad ha pasado más de 10.000 años en la naturaleza y sólo un puñado de décadas en las ciudades. Entonces, la ciudad es la exótica, ¿verdad?