Airbnb y la vivienda en Sevilla

En Airbnb, nos tomamos en serio las preocupaciones de la ciudades, especialmente en lugares como Sevilla, que se enfrenta a una demanda de viviendas urbanas que supera a la oferta. Airbnb quiere ser un buen socio para ciudades y regiones. Es por eso que hemos trabajado con más de 500 gobiernos en todo el mundo para asegurar que el home sharing crece de manera responsable y promover un turismo más sostenible. La plataforma siempre ha estado abierta a dialogar sobre normas claras y simples para que los ciudadanos puedan compartir sus hogares.

Andalucía y Sevilla, no son diferentes para Airbnb. A pesar de que los expertos coinciden en que la plataforma Airbnb no tiene un impacto significativo en la disponibilidad de vivienda, nos tomamos de manera muy seria las preocupaciones locales. De manera frecuente, se publican datos no oficiales, erróneos e imprecisos sobre la comunidad de usuarios de Airbnb. Por esta razón, Airbnb ha elaborado un informe que ayude a la comunidad en la ciudad (vecinos, anfitriones, viajeros, fuerzas políticas y autoridades públicas) a entender el impacto real que tiene la plataforma Airbnb.

Según los datos de Airbnb:

1) El tamaño de la oferta presente en Airbnb en Sevilla es demasiado pequeña para tener un efecto en la escasez de vivienda disponible

En Sevilla, los anuncios de casas enteras reservados más de 120 noches (una referencia aproximativa al uso exclusivamente profesional vacacional) en Airbnb durante 2018 representaron solo el 0,5% del total de viviendas en Sevilla.

2) Las casas vacías son un factor con un efecto mucho mayor sobre la oferta que el número de anuncios en Airbnb

El número de viviendas vacías en la ciudad representa el 14,3% del total de viviendas (337.000 en la ciudad, de acuerdo con el último censo del INE). Hay 23 veces más casas vacías en Sevilla, que oferta profesional de casas enteras en Airbnb.

3) Los ingresos obtenidos a través de Airbnb ayudan a quienes más lo necesitan

En Sevilla, Airbnb es parte de la solución a los retos que supone el incremento del coste de la vida. El anfitrión típico en Sevilla ingresa alrededor de 6.500€ al año y el anuncio de alojamiento típico se comparte 82 noches al año.

Más de la mitad de los anfitriones reconoce que utiliza el dinero obtenido para pagar la hipoteca. Unas normas justas y claras para que las familias puedan compartir sus habitaciones vacías y ocasionalmente sus casas enteras ayudarían a miles de familias a poder seguir en sus barrios

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!