Jujuy, un destino con bellezas naturales y una cultura única por descubrir

Rodeado de cerros y cielo al Noroeste de Argentina, Jujuy es un destino con identidad propia que sorprende a los viajeros con bellezas naturales y tradiciones ancestrales de los pueblos originarios de la región. San Salvador de Jujuy es el punto de partida para conocer pueblos donde el tiempo transcurre a otro ritmo e invita a contemplar y descubrir, no sólo paisajes sino también nuevos sabores, a través de sus comidas típicas y vinos de altura.

                                                                                                                                                           Foto: Hernán Paganini

Para disfrutar Jujuy de una manera distinta y auténtica, conversar con su gente y dejarse guiar por ellos a través de las distintas regiones es una muy buena idea alojarse junto a una familia de Villa Jardín de Reyes, en las afueras de la Capital. Además de despertar todos los días rodeados de paisajes de montaña y abundante vegetación, es una excelente opción para visitar las termas cercanas y las Lagunas de Yala.

Otra opción es elegir un B&B en Huacalera, corazón de la Quebrada de Humahuaca, valle andino declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. En un escenario con formaciones rocosas de infinito colorido, con establecimientos familiares donde los agricultores aún hoy aplican métodos tradicionales, de quienes se puede aprender a trabajar la tierra y cocinar platos norteños en horno de barro.

Foto: Hernán Paganini

Ya sea en medio día, en varias jornadas, dentro y fuera de los circuitos tradicionales, Jujuy tiene historias por revelar. La exuberante vegetación del Parque Nacional Calilegua en la zona de las Yungas, el camino conocido como “Cuesta de Lipán” de alturas superiores a los 4000 m.s.n.m. para acceder a las Salinas Grandes en la Puna y el Monumento Natural Laguna de los Pozuelos, hogar de miles de aves playeras, son paradas recomendadas en un viaje por Jujuy.

Foto: Augusto Moreno

Otra opción es simplemente sentarse a observar los cerros que rodean al Pucará, una fortaleza construida por los antiguos habitantes de la Quebrada. Elegir una habitación en el Barrio La Falda de Tilcara, un lugar seguro y tranquilo, en donde por las mañanas se pueden ver pasar llamas y cabras y por la tarde se escucha a los chicos jugar. Donde la luz del sol hace magia sobre los cerros.

Jujuy está esperando a que la descubras ¡Jujuy Energía Viva!