Los primeros 100 clubes de Home Sharing

El 11 de octubre, Airbnb dio la bienvenida en Berlín al club de Home Sharing número 100. Estos clubes son organizaciones independientes creadas, coordinadas y compuestas por diversos anfitriones de cada comunidad local. Uno de sus objetivos es ayudar a los vecinos y negocios locales a entender los beneficios que les puede aportar la iniciativa de los hogares compartidos. Además, se reúnen para intercambiar experiencias con otros anfitriones que comparten sus mismos valores y unen sus fuerzas para ayudar a crear leyes justas y claras que regulen la actividad de este tipo de alojamientos.

Desde Denver a Roma, pasando por Joshua Tree o Tasmania, cada club de Home Sharing cuenta con un comité de dirección que se encarga de explicar cuáles son las mejores prácticas a la hora de hospedar y de compartir una vivienda, de impulsar la organización de servicios comunitarios y encuentros de anfitriones y de promover iniciativas para defender su actividad ante las autoridades locales.
Para que los anfitriones puedan relacionarse, organizarse y compartir experiencias y conocimientos con facilidad, Airbnb pone a su disposición varias herramientas. El Centro de la comunidad, por ejemplo, les permite crear clubes y encuentros para fortalecer su relación con otros residentes locales, además de compartir información con clubes de otras partes del mundo.

Cada club es diferente: los objetivos y las iniciativas varían dependiendo de las necesidades de sus comunidades, y pueden estar formados por grupos reducidos de 15 anfitriones o constituir grandes asociaciones de 100 miembros o más. Sin embargo, todos tienen algo en común: se reúnen una vez al mes como mínimo para hacer planes, hablar de intereses comunes y entablar conversaciones importantes con personas de su barrio, comercios, grupos empresariales y políticos. Estas son solo algunas de las actividades organizadas en todo el mundo por los clubes de Home Sharing:

  • Washington, DC: el club organizó un encuentro en el que los anfitriones hablaron sobre cómo reducir el impacto medioambiental en su día a día y en su alojamiento, y cómo colaborar con cooperativas dedicadas a la energía solar para promover un estilo de vida más sostenible.
  • Roma: los anfitriones del club de Roma colaboraron con el movimiento «Retake Roma» para limpiar el centro de la ciudad.
  • Berlín: los clubes de Berlín, organizados por vecindarios, tienen como objetivo conversar con los candidatos a cargos públicos para plantearles la importancia que tiene para la ciudad contar con leyes claras sobre los alquileres a corto plazo, tanto para los anfitriones como para el resto de electores.
  • Río de Janeiro: su club colabora con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y con Favela Verde, una organización benéfica local, con el objetivo de crear jardines verticales e impulsar un modelo de ciudad más ecológico.
  • Nueva York: los miembros de algunos clubes de esta ciudad, organizados por vecindarios, viajaron a Albany durante el Statewide Lobby Day y a Filadelfia durante la Convención Nacional Demócrata de 2016, donde protestaron en contra de las leyes que pueden dejar a más de 30 000 ciudadanos de Nueva York en riesgo de desahucio. Los anfitriones de la ciudad continúan pidiendo el gobernador, Andrew Cuomo, que vete estas leyes.
  • Barcelona: el club de Home Sharing de Gràcia, uno de los siete de la ciudad, preparó un manifiesto con sus objetivos políticos y lo compartió en una audiencia pública del vecindario.

Si haces clic aquí, encontrarás más información sobre los clubes de Home Sharing y sobre cómo poner en marcha uno en tu comunidad.